Calderas de gas: ¿condensación o estanca? - Diferencias

Calderas de gas: ¿condensación o estanca? - Diferencias

Publicado : 09/02/2020 - Categorías : General

Analizamos las diferencias entre las calderas de condensación y estancas. En este artículo verás la información que necesitas para comprender los dos tipos de calderas más comunes y cómo elegir entre ellas. Las normativas europeas, el ahorro, el coste de la instalación o las emisiones, son algunas características que las diferencian.

Si calificamos las calderas por su fuente de energía, la más destacada y conocida por todos es el gas. Dentro de este ámbito, se encuentra una división de tipos según su proceso de combustión. Entre las destacadas, estancas y condensación. Presente y futuro de la caldera de gas que repasamos a continuación.

 

¿Porqué elegir caldera de gas?

Calderas de gas y futuro

Las calderas de gas son las más elegidas ante un cambio de caldera. Es así porque, si se contrapone al gasoil, es un combustible más ecológico, con un rendimiento energético mayor y deriva en un ahorro en el consumo.

El futuro de las calderas de gas pasa por todas aquellas que cumplan, en primera instancia, con las normativas vigentes. La UE regula la fabricación de aparatos para asegurar un futuro sostenible y de menor impacto medioambiental. Aparatos que reúnan rendimiento y eficiencia reduciendo el gasto para los consumidores.

Ventajas de las calderas de gas

Ejemplo de ello son las instalaciones de calderas de condensación a gas en comunidades de vecinos. Las comunidades que lo hicieron en España, vieron una mejora ostensible en las prestaciones; redujeron en torno al 40% del consumo.

¿Qué es una caldera de condensación?

Calderas de condensación

Las calderas de condensación se pueden definir como la tipología más innovadora de calderas estancas. Calderas a gas que se centran en aprovechar todo el calor generado y no permitir su expulsión directa. Un calor que se utiliza de nuevo posteriormente y para calentar agua.

Es un tipo de caldera que, esencialmente, se sirve de su capacidad para mantener y usar el calor para evitar el consumo de gas. Ideales en suelo radiante por sus características y pudiendo ser las elegidas en caso de reformas o nuevas construcciones.

Ventajas de las calderas de condensación

Son, además, las más premiadas tras las nuevas normativas ErP y ELD de la UE. Cumplen con lo necesario para considerarse poco perjudiciales para el medio ambiente, logrando emisiones mínimas y no causando impacto en el medioambiente. En España existen anualmente varios Plan Renove, en función de la Comunidad Autónoma. Con estos fondos se premia la apuesta por las calderas de condensación.

Son, por lo tanto, las calderas que aseguran una mayor eficiencia. Además, son calderas capaces de regular la temperatura dependiendo de la demanda de energía. Su modo de trabajo y, especialmente, la capacidad para retener y aprovechar la energía hacen de este tipo de caldera estanca, caldera cerrada, la mejor alternativa para un nuevo proyecto.

¿Qué es una caldera estanca?

Calderas estancas

Las calderas estancas se definen como todas aquellas en las que la combustión es cerrada. Su interior, totalmente sellado, está separado por completo del exterior. Calderas que solo encontramos con tiro forzado y que se comprenden con su aparición; las calderas estancas tradicionales aparecen para solucionar los problemas con el viento y lluvia, con el clima exterior.

Su fabricación ya no está permitida, debido a las nuevas normativas de la UE. Pero sí lo está la instalación de todas aquellas calderas estancas que se tienen en almacén. Si bien las calderas atmosféricas están totalmente prohibidas desde 2010, las estancas que se crearon para sustituirlas toman el relevo generacional hasta el afianzamiento de las de condensación.

Si bien las calderas de condensación son un tipo de caldera estanca, la caldera estanca más tradicional cuenta con algunas de sus virtudes. Especialmente en comparación con calderas más antiguas y ante la previsión de un cambio. Aumentan sustancialmente la seguridad gracias a una cámara sellada. También la experiencia del usuario, su comodidad y la higiene.

Tipos de calderas de gas

¿Qué las diferencia?

La principal diferencia entre las calderas de condensación y las calderas estancas es la cualidad de las primeras; cumplen las normativas y son una apuesta de futuro. Una caldera de condensación no deja de ser una caldera estanca por algunas de sus características, aunque mejora en aspectos como el consumo o eficiencia, que cada día tienen un papel más importante.

La inversión, por otro lado, es también un aspecto a tener en cuenta. Las calderas de condensación tienen un coste mayor, pero con el ahorro de gas podemos calcular que se trata de una inversión a largo plazo. Ideales para grandes consumos, aumentan el ahorro con mayor uso. A su vez, una caldera estanca tiene un coste inferior. Si bien no cumple con las normativas más actuales, se puede instalar.

Caldera de condensación vs estanca

La UE permite la instalación de calderas estancas siempre que aún no se hayan podido instalar. Lo que no se permite es su fabricación, favoreciendo así el aumento de calderas de condensación. La reducción drástica de emisiones de gases con efecto invernadero tiene mucho que ver con todo ello.

¿Qué caldera a gas elegir?

Conclusiones

Podemos diferenciar a estas dos calderas como el presente y el futuro de las calderas a gas. Mientras que las calderas estancas llegaron para mejorar las prestaciones de las atmosféricas, las de condensación llegan para hacer lo mismo. Si en el pasado el gran problema era cómo el clima afectaba al funcionamiento de una caldera, hoy en día el problema se relaciona con el medioambiente.

Las calderas estancas ya no se fabrican, pero es posible aún encontrar alguna sin instalar. No es una mala opción siempre que se pueda eliminar una atmosférica, por ejemplo. Principalmente por un tema de seguridad e higiene. A su vez, hay que tener en cuenta que la inversión es menor que con una de condensación.

Las calderas de condensación son el futuro. Con el aval de la UE y muchos Plan Renove repartidos en las administraciones públicas de cada CA española, aseguran pocos gases nocivos y son especialmente eficientes. Utilizan sus recursos para aprovechar al máximo todos los recursos de energía y, aunque su coste es superior, debe verse como una buena inversión. En definitiva, cada caldera a gas tiene sus características y debes ser tú, teniendo en cuenta el proyecto, quien decida cuál de ellas es la adecuada.

Seguro conoces a alguien que lo pueda disfrutar. Compartiéndolo nos ayudas a generar más como esto :)