Evolución de las calderas y sus tipos

Evolución de las calderas y sus tipos

Publicado : 21/01/2020 - Categorías : General

Descubre de dónde vienen los principales tipos de calderas desde un punto de vista general, analizando su evolución. Aquí encontrarás información relevante para ti, tus compañeros o tus clientes.

Las clasificaciones de calderas suelen ser una tarea compleja y su comprensión deja mucho que desear. Aunque es difícil incluso entre profesionales y no existe un estándar común, pronto encontrarás una propuesta exhaustiva de clasificación aquí en la #errepeteca, pero por mientras creamos este artículo, en el que dibujamos una visión general de los tipos y sus ventajas.

 

¿Qué es una caldera?

Definición

Podemos definir a la caldera como un aparato que, una vez instalado, nos permite obtener agua caliente. En todo caso, diferenciamos que su uso persigue dos finalidades muy diferenciadas; por un lado climatizar a través de la calefacción y, por el otro, satisfacer la demanda de ACS (agua caliente sanitaria).

Historia de las calderasEl rendimiento de las calderas se calcula por la capacidad que esta tiene para producir calor. Dependiendo de este rendimiento, existen las de rendimiento instantáneo o estacional. Entre las calderas de rendimiento instantáneo se encuentran las de condensación. Hablaremos de ellas más adelante, pero por el momento cabe destacar que las calderas de condensación son las que tienen mayor rendimiento y reducción de emisiones.

También hay que destacar la importancia de la finalidad en la elección de una caldera. Como en el caso de cualquier otro dispositivo, es importante conocer necesidades para elegir correctamente. La diferencia entre calderas simples y mixtas es una de las más genéricas y la tratamos a continuación.

¿Caldera para calefacción o para agua caliente sanitaria?

Calderas simples y calderas mixtas

Si antes nos centramos en definir a las calderas, también debes conocer la existencia de dos tipos de calderas. Esta clasificación es algo genérica pero puede ser empleada para entender las aplicaciones que se le pueden dar.

Las calderas pueden servir, por ejemplo, para abastecer un determinado circuito de calefacción. A su vez, también pueden ser de utilidad para generar agua caliente sanitaria. A esta se la conoce como ACS, un término con el que debes familiarizarte.

Las calderas simples son las que se encargan de abastecer un solo circuito de calefacción. Es así de sencillo. En estos circuitos, en todo caso, también puedes llegar a acumular agua caliente mediante depósitos.

Si lo que buscas es calefacción y ACS a la vez, una caldera mixta es ideal. Estas tienen este objetivo y se montan con dos circuitos independientes. Uno de ellos para la calefacción y otro para la ACS. Es importante añadir, dentro de las calderas mixtas, la existencia de calderas de acumulación. Estas tienen una ventaja fundamental; podrás disfrutar del agua caliente al instante, ya que como su nombre indica recopilan agua a alta temperatura.

¿Mi caldera es antigua?

La vieja escuela

La historia de las calderas se inicia en la Revolución Industrial. ¡Pero no te preocupes, es imposible que tengas una de estas! James Watt fue el que inventaría la primera máquina de vapor, que acabaría por dar vida a un artilugio muy especial. Almacenar agua para calentar no sería un problema después de controlar la presión del vapor del agua.

De las calderas de vapor se pasó a las de carbón. Más adelante llegarán las calderas de gas, que fueron una revolución en su época. De estas ya habrás escuchado alguna cosa, especialmente de las atmosféricas. También de las estancas, que las precedieron. A continuación las repasamos.

Caldera atmosférica

¿La primera caldera de gas?

Caldera atmosférica depende del climaLa caldera atmosférica fue la primera caldera de gas. Con un éxito sin precedentes, permitía prescindir de instalaciones de carbón en edificios y el cambio fue radical. Su nombre viene de sus características, y es que la combustión en este tipo de calderas se llevaba a cabo al aire libre.

Su funcionamiento se basa en la existencia de un serpentín por el que circula el agua. Este se calienta gracias a quemadores de gas y el agua puede llegar con facilidad a altas temperaturas. Por otro lado, el aire requerido es tomado del interior, limitándose a estancias que no sean lavabos ni dormitorios. A su vez, las condiciones del clima afectan a la caldera.

Caldera estanca convencional

¿La solución a la caldera atmosférica?

Caldera estanca convencional rendimiento

Para cubrir las necesidades de las personas y mejorar los problemas de las calderas atmosféricas, aparecieron las estancas. Ahora conocidas como convencionales por ser las primeras en aparecer, son calderas que incorporan medidas para paliar el impacto del clima en el rendimiento.

Las calderas estancas tienen una zona de combustión diferente, situada en el interior, algo que repercute directamente en su rendimiento. Este aumentó cerca del 20% con la aparición de las calderas estancas. El viento o la lluvia dejaron de afectar a la obtención de calefacción o agua caliente en un sistema que, con el paso del tiempo, también quedaría prácticamente obsoleto. Todo cambiaría con la llegada de las calderas de condensación.

¿Nuevas normas para calderas?

Normativa Europea

En 2015 entraron en vigor nuevas reglas para las calderas. Relacionadas con diseño ecológico, consumo de combustible o beneficio medioambiental, todas quedan recopiladas en lo que conocemos como ErP. Un conjunto de objetivos climáticos en los que toman un papel fundamental las calderas que deben dejar su testigo, las convencionales, y las que lideran el futuro, las de condensación.

Las calderas de condensación tienen un papel fundamental en todo ello, ya que reducen emisiones y aumentan ostensiblemente la eficiencia. Estos son aspectos fundamentales de este tipo de caldera y, a su vez, dejan atrás a las tradicionales, ya que no pueden cumplir con los requisitos.

¿Cuáles son las nuevas calderas?

La nueva escuela

La llegada de las normativas de la Unión Europea, incluídas en el Etiquetado y diseño ecológico o ErP, obliga a la comercialización de equipos eficientes y respetuosos con el medio ambiente. Todo se incluye en el Plan 20/20/20, que pretende lograr grandes cambios de cara al año 2020.

Debido a esto, las calderas tradicionales ya no pueden fabricarse. Las de condensación mejoran el rendimiento y ayudan al consumidor al provocar un gran ahorro energético. Es por todo ello que las llamadas calderas murales, las de condensación, se consolidan claramente como una pieza clave para el cumplimiento de los objetivos climáticos de la Unión Europea.

Caldera de condensación

La más elegida

Las calderas de condensación son, según datos de Fegeca, las más instaladas en España. Una tendencia iniciada en 2015 y que aumenta progresivamente con el paso del tiempo. Sus ventajas son las de asegurar un ahorro energético a la vez que un rendimiento óptimo con menor emisión de gases. Una caldera eficiente con la que ahorrarás mientras cuidas el medioambiente.

Además, tiene la capacidad de aprovechar el vapor que se produce en la combustión también asegura un mayor rendimiento. Repercute directamente en el consumo de gas. Si te gustaría reducir el gasto de gas en un 30%, no dudes en subirte al tren del futuro.

¿Qué tipo de caldera necesito dependiendo de dónde vivo?

Tipos de caldera por ubicaciónTipos por ubicación

La elección de una caldera o de un sistema de calefacción puede venir muy marcada por la ubicación. Ejemplo de ello es que en las grandes ciudades la mayoría de calderas instaladas sean de gas natural. Del mismo modo, en las zonas rurales se tiende a elegir la biomasa o el gasoil; el gas natural no llega.

Dependiendo de la ubicación de una vivienda y, a grandes rasgos, repasamos los tipos de caldera que se instalan dependiendo de la ubicación así como las ventas de cada tipo.

Caldera para ciudad

Ciudad

La caldera más elegida en las ciudades es la de condensación de gas natural. Es también la elegida para seguir las pautas de las normativas de la Unión Europea, reduce emisiones y mejora el rendimiento. Es también la más elegida por la facilidad de obtener gas natural, muy presente en todos los edificios.

La alternativa a las calderas de condensación de gas natural son las eléctricas, aunque tiende a disminuir por el alto coste del sistema y también instalación. Las calderas de biomasa o gasoil no se utilizan en ciudad.

Caldera para zona rural

Zona rural

La caldera más elegida en las zonas rurales es la de biomasa, así como la de gasoil. Siempre que es imposible disponer de una caldera de gas natural, queda la opción de recurrir a estas otras opciones. Destaca el incremento, la apuesta, por las calderas de biomasa, que no inciden como las otras opciones de manera negativa en nuestro entorno y son sostenibles.

El hecho de que el combustible sea sólido, siendo pellets, huesos de aceituna, cáscaras de almendra o leña, facilita su implementación. En paralelo, empieza a aumentar la apuesta por la energía solar y todas las renovables, algo que mejora el entorno al aire libre.

Seguro conoces a alguien que lo pueda disfrutar. Compartiéndolo nos ayudas a generar más como esto :)